domingo, 9 de octubre de 2016

Los domingos sirven para darse cuenta de que el tiempo avanza, que no se toma un respiro. Van pasando los minutos, las horas, los días. Cada tic, cada tac va eliminando de mi memoria ciertos aspectos y quizás tenga razón esa canción que tanto me gusta de ese cantante que tanto odio, y que muy pronto esté liberada porque el tiempo todo lo cura.
Noto como todo el fuego que me quemaba se va apagando poco a poco. Dime, ¿quieres que se acabe consumiendo?
Porque lo hará, pronto quizá, y te juro que no habrá marcha atrás.
Que dicen que donde hubo fuego, cenizas quedan pero yo soy de las que las recogen y las esparce hasta que no queda rastro.
¿Vas a aprovechar ahora que todavía quedan llamas o vas a apagarlo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario