viernes, 14 de octubre de 2016

Anoche me di cuenta al fin de un hecho importante.
Siempre he creído que todos los sentimientos, el amor que puedes tener a una persona con el tiempo y un poco de distancia, pueden ir desapareciendo hasta que se marchan del todo.
Pero qué tonta he sido al pensar así. Qué no, que así no es.
Todos esos sentimientos quedan escondidos, atrapados y apagados dentro de ti. No se van. No desaparecen. No te liberan.
Y lo peor, pueden volver a la luz. Cualquier olor, mirada, canción, palabra que te haga abrir esa caja de pandora, puede desatar y liberar todo los recuerdos y volver a sentir todo el amor que tenías hacia esa persona.

Joder, qué putada. Yo que pensaba que ya había pasado página y no me di cuenta de que me había dejado el dedo como marcapáginas. Pero agradezco, que esta vez, hayan despertado con el volumen al mínimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario