lunes, 19 de septiembre de 2016

Carta de despedida para mi primera mejor cita:

Siempre creí que todo iba a acabar de manera totalmente distinta a como ha acabado. Qué podría contar contigo cuando te necesitase y viceversa, de poder preguntarte sobre las cosas que te apasionan, que hacen que tengas un brillito muy adorable en los ojos cuando me hablas de ello o de poder invitarte a una coca-cola como dos personas que no follan más pero que comparten debates y aprenden uno del otro (permíteme decir que es un vínculo más fuerte que el del sexo).

Pero me has roto el corazón, y no, no por el hecho de que no estemos juntos, por supuesto que no. No voy llorando por los rincones, no me he convertido en un zombie porque ya no pueda presumir de "mi chico", no se me ha cerrado el apetito porque ya no pueda sentirme orgullosa de ti, no, que quede claro, por eso, no.
Me has hecho pedacitos porque ya ni me reconozco. Sabías desde el minuto uno que yo no te causaría problemas, que tengo
tenía el corazón blandito para que te quedases todo el tiempo que quisieres, que no ibas a encontrar otro sitio mejor. Y lo has aprovechado. 
Has aprovechado que te he pre-querido y has hecho daño a una persona cuyo objetivo era hacerte sentir bien -porque tanto tú como yo sabemos que te hacía falta - y hacer cosas que te hiciesen feliz. ¿Sabes? Hubiese sacrificado cualquier cosa si me lo hubieses pedido. Qué triste. Qué tonta me siento: por echarte de menos aún después de que me hayas hecho sentir como si fuese una cualquiera, una distracción, una persona de la que, seguramente, te hayas arrepentido. 
He odiado que me hayas dudado de mí. Yo, que te he respetado hasta la médula y he cumplido todas mis promesas de serte fiel en todos los aspectos y tú, dudando de mis buenas intenciones y haciéndome llorar porque me sentía culpable. Una relación se trata de dos, pero tú arrasabas. 

Qué ojalá y que todo aquello que te haga mal acabe desapareciendo de tu vida y consigas resolver todos aquello que te quita el sueño.
Te mereces conseguir todo lo que te has propuesto en la vida y cumplir tus sueños. Qué descubras sitios únicos y te pierdas por lugares fantásticos. Solo. O acompañado

Pero déjame decirte, que aunque no te haya querido y ni esté enamorada de ti, no vas a encontrar a una chica como yo. Claro que las habrán más guapas y con las que folles todo lo que quieras, pero nadie como yo. Qué lo único que quería era escucharte hablar sobre todo lo que te inquietaba o todo lo que te maravillase, qué me contases todos tus viajes y esos momentos en los que has estado a punto de morir, como me narraste de aquel desierto. Jamás vas a encontrar a nadie que ansíe tanto como yo que compartas tu punto de vista sobre el mundo y todo lo que ocurre a nuestro alrededor. Y nadie, pero nadie va a hacerte sentir tan bien como yo. 

Mira, hay un libro que se llama "Si me dices ven, lo dejo todo... pero dime ven". Leélo. O no. Pero quédate con el título.

Es cierto que no te he querido, no me diste tiempo,
Pero joder,
Si me hubieses dado tan solo otro mes más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario