jueves, 17 de marzo de 2016

Debería de haber salido por la puerta de ese apartamento.
En ese mismo momento en el que supe que yo no era su plan A, ni el H ni una opción permanente.
Qué le besaba los lunares a otra y le regalaba noches eternas.
Yo seré como esa canción que guarda en su lista de reproducción. Un por si acaso, Un nunca se sabe.
Debería de haberle dejado solo en medio de la ciudad.

Pero abrió los brazos y me pidió que me acercase.


No hay comentarios:

Publicar un comentario