miércoles, 1 de abril de 2015

Te confieso,
que aunque ya tu nombre no suene a poesía en mis labios y haya ahogado todos los recuerdos que compartí contigo.
Pese a que tu rostro ya no tenga forma y haya sacado definitivamente tus maletas de mi corazón,
sigo escuchando tus favoritas canciones
y dejando el móvil encendido por las noches 
por si alguna vez decides llamar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario