sábado, 24 de enero de 2015

Y sueño con que llegue el día que te despiertes y de repente me eches de menos.
Que cuando pongas tus pies descalzos en el suelo tu primer impulso sea desear buscarme entre tus sábanas. 
Quiero que odies que me hayas dejado ir. 
Odialo. Con todo tu ser,
Odiame por no insistir en pasar más tiempo contigo. No sé, un par de semanas más que añadir a nuestros calendarios. 
Llámame y grítame. 
Joder, que me eches la bronca por borrar tu teléfono de mis contactos y tu nombre de mi lista de deseos.
Dime que estás perdido sin mi. "No puedo respirar si no estás a mi lado".
Coge tu coche, o el autobús, o el tren donde te conocí, o yo que sé, ven andando si hace falta a mi casa y no te vayas hasta que salga a recibirte con un buen beso de esos que nos hacían acabar en tu cama o en sofá, el lugar no importaba si era contigo.
Llévame a los Reales Alcázares de Sevilla como me prometiste la primera vez que nos vimos.
No hace falta que pongamos nombre a esto. Nunca se lo pusimos, contigo no hacia falta. 
Y haz cosas que nunca hiciste conmigo.
Presentame a tus amigos. Hablales de mí como yo lo hacía de ti. No me llames solo para acabar en la cama. Que sí, que me encantaba y joder, repitamoslo. Una y otra vez, Pero compartamos momentos juntos. 

Que yo solo quiero que sientes lo que yo siento.

Y joder, sueño con que sean las 4 de la mañana y  tú sigas dando vueltas en la cama porque no dejas de pensar en mí y en lo mucho que me quieres. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario