miércoles, 10 de diciembre de 2014

Día 4

Hoy no he llorado.
E incluso he reído.
Parece que las cosas van avanzando.
Todavía tengo una presión en el pecho y los pulmones,
aunque ya no lloro.
Te voy a echar de menos,
pero no te lo mereces. 
No te mereces mi perdón.

Mi abuela ha venido y me ha obligado a comer. Poco, pero he comido.
Las cosas van mejorando.
Espero no volver a recaer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario