lunes, 10 de noviembre de 2014

He vuelto a caer.
He vuelto a ti.

Seguramente sea el mayor error de mi vida y vuelvas a romperme el corazón.

Pero ni tú sabes el poder que tienes sobre mí. Y me asusta. Mucho. Demasiado. 
Yo soy globo y tú eres la chincheta. Un pequeño movimiento en falso, y explotaré.

Tú decides.

Pero mientras, disfruto del calor de tu piel, de las noches sin dormir pensando en ti y en mis ganas locas de volverte a ver, Me he vuelto adicta a ti y no quiero ningún remedio. Quiero que me suden las manos al saber que te voy a ver. Que me beses hasta que no me sienta la boca. 
Abrázame por las noches y te prometo que te daré todo de mí. Me encanta cuando lo haces. Me encanta ver cómo duermes. Eres arte. Quiero tatuarte en mi piel.
Di que me quieres, como yo te quiero a ti.

Con una mirada, eres capaz de erizar toda mi piel.
¿Sabes lo terrible que es eso? 
¿Sabes lo mucho que adoro que lo hagas?

Eres es una maldita locura. Esto es mi suicidio. Pero Dios sabe cómo me encanta(s). 

No soy tuya, pero tienes todo de mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario