sábado, 24 de mayo de 2014

No soy lo que buscas, cariño.
No lo soy y lo sabes.

Tú no quieres a una chica frágil que podría pasar de ser la más feliz a romper a llorar. No quieres a una chica a la que le gusta emborracharse y fumar hasta olvidar todos sus problemas que le rondan. Me aguantas unos instantes, pero al rato acabas gritándome o haciendo bromas que ambos sabemos que son verdad.
No soy lo que quieres.
Tú no quieres a una chica desorganizada con miedo a qué pasará, sin planes de futuro. No quieres a esa chica que no le da miedo hacer lo que quiera, qué te haga avergonzarte por unos instantes a la que le incriminas todas sus acciones.
A veces hablo mucho o simplemente callo para no decir todo lo que me gustaría gritarte.
No, cariño, no quieres a una chica sensible que llore porque su personaje favorito de esa seria que tanto le gusta muera. Odias y odiarás mi piel pálida, mis kilos de más, mi tartamudez, mis llantos, mis ganas de estar todas las horas enganchada a tu boca.

Porque cielo, tú no quieres a una chica como yo.
Pero yo sí quiero a una persona como tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario