lunes, 22 de julio de 2013

A quién corresponda:

Tú me salvaste en todas las formas que jamás pensaría que podías hacer.  Me enseñaste a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, bonitas a su manera. Mataste a los monstruos que vivían en mí, como tú decías de aquella canción que ya habrás olvidado, "Yo mataré monstruos por ti." Me acariciaste la cara mientras me decías, "Eres preciosa." Y como por arte de magia, me hiciste olvidar lo peor en mí. Había un antes y después, una línea que dividía mi vida. Me hiciste ser como realmente soy, y no me importaba mostrarme porque ahí estabas - y estás - no dejándome sola y volver a caer. Porque mientras tú estés, todos los agujeros negros de mi vida están tapados y curados. No existen. 
Siempre he creído que las personas entran en tu vida por un razón, y no por casualidad. Sí, esa palabra llamada "Destino". Entraste en el momento adecuado, en el tiempo exacto. Yo, sin esperarte, sin querer a nadie que me arreglase el corazón roto, pero sin previo aviso, llegaste y cambiaste todas mis ideas sin sentido. Llenaste mi triste mente, con tus risas que iluminaron todo mi alma. Sé que suena cursi, pero sabes todo lo que conseguiste. Pero sobre todo, me has enseñado a vivir. Me has enseñado que no tengo que encerrarme en mí. Tengo que salir, darle todo porque solo se vive una vez. Y quiero vivirla, si me lo permites, a tu lado.
No tienes ni idea de lo precioso que eres para mí. Quiero enseñarte todo lo que tú me has enseñado. Quiero rescatarte de donde estás, abrazarte y llevarte a vivir a América o quizás, Inglaterra, porque te lo mereces, y sé que te gustaría. Y sabes que todo lo que quieres, quiero que lo tengas. Eres demasiado bonito. Sé que ya lo he dicho, pero te lo vuelvo a decir, eres bonito. Quiero que todos tus deseos se cumplan, que seas feliz porque todo te hace feliz, porque sin ti, no estaría viva. Estaría vacía.
Quiero que saber lo que te hace triste.
Quiero que sepas lo bonito que eres para mí y para el mundo.
Quiero abrazarte cuando lo necesites.
Quiero que vivas el mayor tiempo posible.
Quiero verte todos los días de mi vida, maldición.
Quiero que seas totalmente feliz.

Aunque pasen unos años y ya no estemos juntos, no te olvides de que eres absolutamente todo para mí. Que no te quiero, no, te amo con todo mi ser. Eres eso a lo que llaman, "Destino".


sábado, 13 de julio de 2013

He reído cuando lo único que quería hacer es gritar.
He llorado miles de lágrimas.
He tenidos rocas en mi camino impidiéndome que viviese en paz.
He deseado acabar con todo.
He demostrado que soy una chica inmadura a personas que se reirían por esa razón.
He reído cuando tenía que llorar.
Me he enamorado.
Me han roto el corazón.
He llorado por personas que no lo harían por mí.
He abrazo a personas que me empujarían si estuviese en el borde de un precipicio.
He tenido mi primer amor.
He perdido mi orgullo tantas veces que no lo encuentro.
He hecho el ridículo solo para que te acordases de mí.
He ignorado comentarios que me derrumbarían, he caído cuando me empujaban.
He creado mi vida, mi sencilla y perfecta vida. He cumplido mis pequeños sueños.
He escondido mi dolor para evitar preocupar a personas que ni les interesaría.

Y hoy soy capaz de mirar mi pasado, levantarme sola y seguir caminando sin mirar atrás.